viernes, 14 de diciembre de 2012

SUCEDIÓ UNA NOCHE


Es difícil explicar a quienes no hayan visto “Sucedió una Noche” las razones del éxito arrollador que obtuvo esta película en su momento. A priori podríamos acharcarlo a su naturaleza sencilla y eficaz, muy del gusto del gran público, de comedia romántica protagonizada por dos personajes con gancho, interpretados por dos artistas de la talla de Claudette Colbert y Clark GableSi dijese sólo esto no mentiría, pero estaría aportando una visión insuficiente sobre la película, tan prescindible como superficial.
Porque ese estilo, esa fresca y ágil comicidad que desprende “Sucedió una Noche”, supuso un cambio en la forma de afrontar todo un género. Una innovación con la que Frank Capra estaba trazando parte de las líneas que definirían la Screwball Comedy sin perder su vocación de cronista contemporáneo ni su ética de corte social.
Con este complemento estaría aproximándome con mayor perspectiva a la película y su calado, pero creo que aún estaría lejos de su esencia más pura. Y es que en el alma de “Sucedió una Noche” habita uno de esos momentos cinematográficos icónicos que ilustran con imágenes sentimientos y emociones difíciles de abarcar con palabras. 
Si alguna vez os ha sucedido, tal y como Sucedió esa Noche, sin duda sabréis de lo que estoy hablando.


FICHA TÉCNICA: SUCEDIÓ UNA NOCHE. “It Happened One Night”.
AÑO: 1934. DURACIÓN: 105 min. PAÍS: Estados Unidos.
DIRECTOR: Frank Capra.
GUIÓN: Robert Riskin. MÚSICA: Howard Jackson.
FOTOGRAFÍA: Joseph Walker (B&N).
REPARTO: Clark Gable, Claudette Colbert, Walter Connolly, Roscoe Carns, Jameson Thomas, Alan Hale, Arthur Hoyt, Blanche Friderici.
PRODUCTORA: Columbia Pictures. Productor: Harry Cohn, Frank Capra.
GÉNERO: Comedia Romántica. Periodismo. Screwball Comedy.

SINOPSIS: Ellie, la hija del magnate Alexander Andrews, se da a la fuga tras negarse a ceder a las presiones de su padre para anular su matrimonio con el playboy King Westley. Ellie celosa de su independencia y harta de la sobreprotección paterna, no duda en arrojarse al agua desde la cubierta del yate familiar, para desafiar a su padre yendo al encuentro de su amado Westley.
Ellie elige viajar de incógnito en un autobús de línea que realiza la ruta Miami-Nueva York para escapar de los detectives contratados por su padre. A bordo conocerá a Peter Warne un curtido periodista que acaba de perder su empleo. Al principio su relación no será muy cordial pero las circunstancias y el discurrir de las millas irán uniendo a la pareja.


“Sucedió una Noche” conseguía en 1935 el mayor triunfo hasta la fecha en la historia de los premios; alzándose con las 5 estatuillas más importantes (mejor película, mejor director para Frank Capra, mejor protagonista masculino para Clark Gable, mejor protagonista femenina para Claudette Colbert y mejor guion para Robert Riskin) que otorga la Academia.
Este éxito sin precedentes plasmaba la espectacular respuesta del público estadounidense, primero, y el del resto del mundo, después, que había abarrotado las salas para ver esta singular película que lograba sintonizar, a nivel emocional, con el espectador medio de su tiempo.
Ni Capra, ni su habitual equipo de colaboradores, ni tan siquiera los directivos de la Columbia habrían osado vaticinar tales resultados en sus predicciones más optimistas cuando comenzaban a planificar la producción en otoño de 1933.



Curiosamente por aquellas fechas Capra y su guionista Bob Riskin andaban detrás de adaptar para el estudio de la dama de la antorcha “El motín de la Bounty, un proyecto demasiado costoso para la Columbia Pictures que Harry Cohn defenestraría antes de su nacimiento.
Como alternativa a tan ambiciosa producción Cohn ponía en manos de Capra uno de esos proyectos económicos y contemporáneos que el director manejaba con absoluta solvencia. Se trataba de la adaptación de un relato publicado en la revista Cosmopolitan por Samuel Hopkins Adams titulado “Night Bus”.
Para encarnar a los protagonistas de la película llegaban Clark Gable prestado por la MGM y Claudette Colbert que por entonces figuraba en la nómina de la Paramount.
Gable asumió sin mucho entusiasmo su compromiso, ya que la cesión a un estudio pequeño suponía en la práctica un paso atrás en su carrera hacia el estrellato. También Claudette Colbert se mostraba reticente con el proyecto, la diva parisina aún recordaba recelosa el desastroso rodaje de “Los tres papás” (1927) y su falta de química con Frank Capra.

Con la adaptación de “Night Bus” Riskin y Capra construyeron un guion rabiosamente moderno, basado en el antagonismo de la pareja protagonista, con el que desarrollaron una visión innovadora de la batalla de los sexos.
Mujer y hombre se baten en una esgrima constante de brillantes y afilados diálogos con los que saturan una sucesión de situaciones divertidas y ricas en equívocos que hacen evolucionar una trama, a caballo entre la road movie y la comedia romántica, que desemboca en el ineludible emparejamiento de la singular pareja.
Corresponde a “Sucedió una Noche”, junto con La Comedia de la Vida de Howard Hawks y La Cena de los Acusados” de W.S. van Dyke (todas ellas del año 34), inaugurar, coincidiendo con la implantación del Código Hays, el subgénero cinematográfico de la Screwball Comedy. Un cine netamente americano que escenificará en forma de elegantes y divertidas parábolas una fase del desarrollo de la conciencia del hombre y la mujer estadounidenses y, por extensión, de todo el país, en respuesta a los cambios socio-económicos inherentes a su tiempo.


La modernidad en “Sucedió una Noche” radica en la propia idiosincrasia de sus protagonistas, Ellie Andrews (Claudette Colbert) y Peter Warne (Clark Gable), sobre los que está construida la película; pero también, de forma tangencial, en las pinceladas con las que Capra bosqueja una sociedad y un país convalecientes.
Ellie es el reflejo de la “nueva mujer emergente” que se rebela contra los usos y costumbres conservadores de la sociedad, mediante su reivindicación de independencia frente a la figura paterna. Este deseo de autodeterminación genérica supone una muestra de feminismo postsufragista que reclama un nuevo posicionamiento social para la mujer norteamericana, consecuente con los cambios económicos, sociales y culturales acaecidos en las tres primeras décadas del siglo XX.
Ellie será esa “nueva mujer” capaz de compartir los deseos y aspiraciones de su compañero masculino sin incurrir en incoherencias en la lucha por la afirmación de su independencia.
Peter, que ejerce el capriano oficio de periodista, anticipa a muchos personajes que posteriormente poblarán la filmografía del realizador. La personalidad de Peter es un compendio de idealismo, honradez y conocimiento de las cuestiones prácticas de la vida que no responde a la promoción de un modelo de ciudadano, algo que sí ocurrirá posteriormente en el cine del autor, sino más bien a la imagen ideal que Capra propone para el hombre de mundo contemporáneo.
Un hombre éste capaz de asumir la naturaleza de su compañera y de caminar a su lado como amante y como igual.


Al releer este último pasaje veo que mi análisis de los personajes se torna un tanto frío al enmarcarlos en un arquetipo; nada más lejos de mis deseos, puesto que la naturaleza de Ellie y Peter es eminentemente cálida, ya que por encima de todo son dos personajes muy humanos que en el transcurso de su periplo hacen algo tan cálido y humano como es enamorarse.
Y es precisamente en la narración de esas lides románticas y nocturnas donde la realización de Capra adquiere una calidad excepcional, a mi entender, por encima de la que emplea para cubrir las andanzas diurnas de la pareja.


Las escenas nocturnas en “Sucedió una Noche” gozan de esa atmósfera como “de cuento” (que a veces, aunque no es el caso, se tornan en fábulas moralizantes) tan característica de la cinematografía del italoamericano. El relato del enamoramiento de la pareja protagonista, descrito en tres noches consecutivas, está impregnado con un arrebatador halo mágico.
La noche, el sonido de la lluvia, la alegórica inscripción en los moteles como matrimonio Warne, la luz de la luna, la exposición de los anhelos más íntimos… se alían con la solución visual, sensual y romántica, propuesta por Capra y su operador Joseph Walker.
El fotógrafo utiliza a conciencia los difusores de luz para suavizar las imágenes, lo que les confiere un carácter cercano al ensueño, reforzado en su pátina romántica por los sonidos de la naturaleza, bien sea el repiqueteo de la lluvia o el crepitar de la paja.
Mención a parte merece el famoso “Muro de Jericó” la frágil frontera virtual que separa a la pareja en sus noches de motel; metáfora de prejuicios y virginidades que finalmente caerá, en la secuencia de cierre, a trompetazo limpio.



Retomo ahora una idea apuntada con anterioridad sobre otra de las particularidades más características del cine capriano: su vocación de cronista de su tiempo.
A través del viaje de Peter y Ellie el director nos muestra un país “en marcha” gracias a los nuevos medios de transporte. Una población en movimiento en busca de una vida mejor y que recupera, en cierta forma, el espíritu de los pioneros del western.
Esta fe en un futuro mejor, a pesar de la precariedad del presente, genera un optimismo generalizado entre los más humildes que Frank Capra certifica en la simpática escena de la canción popular que los viajeros del autobús interpretan y corean unánimemente.
Estas instantáneas populares dinámicas y esperanzadoras, que sirven de marco a los protagonistas, vienen reforzadas por la viveza y frescura del pulso narrativo que el director reserva para las escenas diurnas de Peter y Ellie.


Clark Gable encontró en el personaje de Peter Warne un revulsivo para su carrera y su forma de interpretar. Gable, preso de su atractivo masculino, antes de “Sucedió una Noche” interpretaba exclusivamente a galanes que vivían de su virilidad y el actor corría el riesgo de encasillarse en un estereotipo tan común como unidimensional.
Su esplendida caracterización del periodista, en la que complementó su masculino atractivo con generosas dosis de humor, calidez y vulnerabilidad, redimensionó la imagen Clark Gable. Que a partir de “Sucedió una Noche” supo evolucionar con sabiduría esos nuevos atributos, para desarrollarlos en sus personajes posteriores hasta su despedida en la excelente “Vidas Rebeldes” (1961) de John Huston.



Claudette Colbert, se erige como una de las inolvidables heroínas de la Screwball Comedy en la primera de una impresionante lista de participaciones en films del género. No es de extrañar esta asiduidad, ya que Colbert domina con absoluta naturalidad todos los registros de su personaje, ya sean cómicos o románticos, al igual que las poses de joven rebelde, alumna aventajada y frívola niña rica.
Claudette Colbert, una actriz total con un físico liviano, pero con unos ojos que brillaban como luceros bajo la sedosa penumbra.


Con estas líneas espero haber conseguido apuntar buena parte de las razones que hacen de “Sucedió una Noche” una película singular, sencilla y rica a la vez, innovadora y atemporal.
Sin duda a su rotundo éxito popular contribuyeron los brillantes diálogos de Riskin, el expresivo trabajo de Walter y las impagables actuaciones de Gable y Colbert, con sus buenas dosis de picante en forma de torso desnudo y de estilizada pierna al borde de la carretera.
Pero lo que no debemos olvidar es que el éxito de “Sucedió una Noche”, supuso el triunfo definitivo de su realizador Frank Capra; la confirmación definitiva de un talento cinematográfico incuestionable que venía desarrollándose sin pausa desde su contratación por la Columbia en 1928.

35 comentarios:

  1. La química entre Gable y Colbert funciona a la perfección y los demás personajes también funcionan, además coincido contigo en que Capra sabe captar la vida del americano medio de la época. El conjunto es entretenido y, desde luego, momentos como los de la Muralla de Jericó y la manera en que ella hace auto-stop han quedado grabados en la memoria de los aficionados al cine. Hace tiempo encontré este vídeo en el que Capra habla sobre la película: http://www.youtube.com/watch?v=MUXZDfynOlQ

    Así que poco más que añadir a lo que has comentado en tu interesante artículo a no ser apuntar el curioso fenómeno que se dio en la venta de camisetas interiores en los EEUU a partir del estreno de esta película. Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por el enlace Ca; conocía la anécdota de las camisetas, que curiosamente es un fenómeno (el de las superventas de este producto en relación a su aparición en películas de éxito) que se ha reproducido posteriormente en circunstancias similares:
      -Con Brando en "Un tranvía llamado deseo"
      -Con Willis en la primera entrega de "La Jungla de Asfalto".

      ¿Publicidad subliminal del homologo USA de "Abanderado"?

      Saludos.

      Eliminar
  2. Clasicazo de la comedia estadounidense. Deliciosa de principio a fin. Eso sí, yo creo que el bueno de Gable se lía con la Colbert por dinero, porque menudo "cardo" estaba hecha... :)

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí camarada estamos ante todo un clásico de la comedia, pero efectivamente tienes razón (como casi siempre) en tu risueño comentario.

      El estereotipo de belleza de Gable es mucho más duradero (ahí tenemos a Clooney) que el de Colbert(que a mi tampoco me parece guapa), en la que sólo destacan sus expresivos ojos rasgados (con los que en primer plano Capra, sabedor de su sensualidad, llega a cerrar alguna secuencia).
      Lo cierto es que a la pobre tampoco le favorecen nada ni la ropa, ni las cejas, ni el peinado; aunque en la época se debía de ver de otra manera, porque la escena del autostop debió de alegrarle la tarde a más de un machote bravo.

      Es curioso que proporcionalmente las divas hollywoodienses de los 30´s son menos guapas que las de décadas posteriores. Salvando a honrosas excepciones: Carole Lombard, la Garbo y la Dietrich; el resto de las chicas de los 30´s no son bellezones precisamente.
      Visite este enlace y compruébelo: http://www.moviemaidens.com/index.asp

      Un abrazo.

      Eliminar
    2. Ja, ja, ja. Camarada, tienes toda la razón con lo que dices acerca de las divas de los treinta. Otro defecto que yo le veo a la Colbert, al margen de esas dos magdalenas que tenía por carrillos, es que estaba algo chepada, ¿no? Qué malos somos :P

      Un abrazo.

      Eliminar
    3. Papá y mamá Colbert:

      http://billsmovieemporium.files.wordpress.com/2009/03/review_nosferatu.jpg

      http://blog.venca.es/wp-content/uploads/2012/06/betty-boop-pictures-02-1.jpeg

      Eliminar
  3. Tengo una rémora tremenda. Y es que hace como veinte años que no la veo.Es demasiado tiempo.
    Me interesa mucho esa coincidencia con la implantación del Código y esa consideración que haces sobre la nueva consideración de la mujer. Al respecto hay quien considera que el código trajo consigo un concepto de mujer no liberda como en la etapa pre code, sino más cercana al fatalismo y al pecado de la mujer fatal.
    Sin embargo, el paradigma de mujer que se forja a si misma es Scarlata, de 1939, osea, con el código implantado. Es un debate interesante, sobre los nuevos roles de la mujer en el cine tras el código.
    No voy a decir mucho de la película por las razones dadas, pero el texto me parece muy rico, de esos que le llevan a uno a revisitarla cuanto antes. Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno lo primero darte las gracias por tus amables palabras hacia mi reseña, si ha despertado tu deseo de revisitar la peli, ya ha cumplido sobradamente en su cometido.
      Y por supuesto es muy interesante la linea de debate que abres sobre la naturaleza de los roles femeninos que comenzarán a desfilar por la pantalla a partir del Código.
      El caso de Ellie en "Sucedió una noche" es un tanto particular en buena parte por la naturaleza fronteriza de la película que sin duda influyó en la escritura del personaje. Ellie es una mujer combativa y reivindicativa en busca su liberación, pero su naturaleza es púdica (su virginidad queda bien patente) y valora los gestos "respetuosos" de Peter (muro de Jericho, préstamo de pijama antilibidinal...) hasta el momento en que ella se lanza a declararle su amor.
      De hecho ella se enamora de Peter fundamentalmente por sus atributos "espirituales" que no "carnales", bien sea ese "respeto" (que ella extrapola y le lleva a intuir que aunque Peter tienda a protejerla como su padre, esa protección no va a ir en detrimento de su autonomía como individuo, como mujer y como compañera) o su sensibilidad e idealismo, que el saca a flote en sus ensueños nocturnos.
      Como ves en Ellie (y en alguna otra protagonista de screwballs) coexisten aspectos pre y postcode.
      Y aunque el code se implantó completamente en el 34, está claro que cuando la censura examinó el contenido de esta película su aplicación no era muy firme ya que escenas como la del torso de Gable o la pierna de Colbert no habrían prosperado.

      Saludos

      Eliminar
  4. Buen crónica, amigo David, de esta maravillosa película. Aunque creo que demasiado intelectual para mí... La crónica, digo.

    Para mi gusto, lo has sintetizado perfectamente en el primer párrafo de la entrada: la gran virtud de este film es la sencillez, la naturalidad con que se van sucediendo (en el día y en la noche) las secuencias. Es comedia en estado puro. Es más: en estado de gracia. Simpática, encantadora, inteligente, subyugante. Porque no siempre sale así de bien. ¿Cosa de magia? Puede ser. Se trata de esas películas que salen redondas. No sé muy bien por qué...

    Lo que sí sé es que cuando Capra se pone en plan tostón y predicador, entonces...

    Salucines

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno tienes razón, yo mismo me di cuenta mientras redactaba (y de hecho lo reflejé en el texto) que estaba enfriando la reseña ahondando en las motivaciones y la psicología de los personajes, cuando la naturaleza de la película es eminentemente cálida y sensual.
      Como bien apuntas esta película funciona (y seguirá funcionando por los siglos de los siglos)a las mil maravillas como esas recetas de cocina infalibles y ligeras que satisfacen al comensal más exigente sin saturarle nunca el paladar.
      Encantadoramente sencilla en su presentación, pero no casual, sino fruto del eficaz manejo de ingredientes de primera por un grupo de inspirados chefs: Capra pone el saber hacer, Riskin los diálogos, Gable y Colbert la química y Walker la magia.

      Salucines... ya llegarán las prédicas y podrás sacar el látigo :)

      Eliminar
  5. Una de las mejores comedias del cine principalmente gracias a la química y la chispa existente entre sus protagonistas, algo clave para el éxito.
    Esa guerra de sexos que a día de hoy todavía se ve en el cine nunca pasa de moda, pero en unos casos, como en este, perdura para siempre y nunca se cansa uno de verla.
    Como mencionas, creo que el argumento era muy atrevido y las escenas nocturnas arriesgadas para la época.
    Hay muchas grandes secuencias: ese 'desnudo' de Gable sin camiseta, esa canción en el autobús o el momento del autostop... ¡maravillosas e inolvidables!!!
    Grandísima película!!!
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes razón Mardely la guerra de sexos es todo un filón para la comedia cinematográfica y aquí funciona excepcionalmente (como todo lo demás en la película).
      En sucedió una noche hay montones de esas típicas escenas de este tipo de películas estructuradas en forma de "asalto", si se me permite la metáfora boxística, entre la pareja.
      La convivencia "forzosa" de dos personas tan dispares da lugar a estos combates, pero también les lleva a conocerse mejor el uno al otro y por supuesto a enamorarse; así al fragor dialéctico diurno le sigue durante las tres noches la ensoñación romántica nocturna. Esta última a pesar de ser menos divertida, a mi juicio, está mucho más conseguida desde el punto de vista visual; la escena icónica del "no beso entre la paja" es uno de los mejores momentos de enamoramiento descritos en imágenes que recuerdo.

      Saludos.

      Eliminar
  6. Me gusta un montón esta screwball. Nunca los términos ágil y fresca fueron tan adecuados para una comedia. Sí que influyó, sí. Los protas están de coña; ahí sí que hay química. La estructura de road movie le va al pelo. Es por ello que a la comedia y lo romántico se le une algo de aventura y le queda bien, muy bien. En ese sentido tiene semejanzas con Los viajes de Gulliver.
    El personaje de la chica es un personaje que interpretó a lo largo de su carrera muchas veces Katherine Hepburn, un personaje moderno que marca el camino de las mujeres del futuro, alguien pionero. Gable es un hombre que comprende quien es su compañera, le gusta y decide estar con ella porque le agrada en todos y cada uno de los sentidos. Su vulnerabilidad, como dices, le favorece, lo hace más humano y simpático. Es alguien que difícilmente cae mal. Se le quita seguridad y fuerza varonil, algo a lo que está acostumbrado a interpretar Gable, pero se le impregna de sensibilidad, aunque no pretenda ponerla tan de manifiesto, y dulzura, idem que lo otro.

    Gran peli, y gran entrada, David. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes razón Javi eso de mezclar comedia romántica con road movie y cine social lo haría posteriormente Preston Sturges, en la que para mi es su mejor película, "Los Viajes de Sullivan"; de hecho consciente de su ascendente el propio Sturges introduce una broma en su película haciendo que el personaje del director John L. Sullivan (Joel McCrea) de un vuelco a su trayectoria queriendo rodar una película con contenido social "al estilo de Capra".

      Al analizar los personajes descubrimos dos facetas en el personajes de Peter: "La Idealista" que saca a flote en sus ensoñaciones que le llevan a exponer a Ellie sus sueños más íntimos; ese lugar utópico, esa isla tropical (esta es una figura que se repetirá continuamente en el cine del director) en la que viviría con la mujer de sus sueños.
      Y la otra faceta "La Pragmática" que acrisola su conocimiento del "mundo real" (en el que ilustra a Ellie como si fuera su profesor), su profesionalidad, su honradez y sus prejuicios de clase.
      Son esos prejuicios y también su vulnerabilidad (tiene miedo a enamorarse)los que hacen que Peter se reconozca enamorado de Ellie mucho más tarde que ella, que no olvidemos que es la que tiene que dar el paso definitivo (cruzando el muro de Jericó) confesando al galán su deseo de ser esa mujer que el está buscando.
      Esa mezcla de encanto, valores e inseguridad convierten a Peter, como bien apuntas, en un personaje muy humano; al que no es difícil perdonar que le cueste vencer sus miedos y prejuicios hasta "comprender" a la chica y reconocer que está enamorado de ella.

      Un abrazo.

      Hay que darle "caña" (profundidad) ahora al análisis del personaje de Ellie, os cedo la palabra.

      Eliminar
  7. He leído muchas reseñas sobre esta película, que me gusta mucho, pero tu has hecho una especie de sinopsis que debería ser de obligada lectura para las generaciones futuras, y también actuales, que se acerquen a este hermoso momento cinematográfico. Clark Gable demuestra en esta historia que es un verdadero actor, a pesar de su físico, pero creo que jugó muy fuerte con el papel que le tocó interpretar. En esos años no era habitual el comportamiento, público al menos, de un hombre que pasa horas de día y de noche con una mujer y no se abalanza sobre ella. Mucho menos era aceptable que el hombre luciera públicamente partes de su cuerpo desnudo a no ser como muestra de fuerza en boxeo, etc. Aquí creo que empieza a ser considerada la homosexualidad de Clark Gable, más por envidia de los hombres que lo odiaban pero al mismo tiempo lo adoraban, que por las mujeres que empezaron a considerarlo el hombre verdaderamente ideal.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El personaje de Gable está muy bien definido y aunque va de tipo duro (ya desde su entrada en la película, rodeado de periodistas borrachos como él que curiosamente le apodan "El rey", se despide por teléfono del trabajo tras insultar al redactor jefe de su periódico) con "mucho mundo" a sus espaldas (se asigna la función de maestro de Ellie y continuamente trata de enseñarle como funciona el mundo real y cuales son las cosas "importantes" de la vida), atesora otros valores como son honradez, sensibilidad e integridad moral. Creo que Gable combinó y administró todos esos atributos excelentemente a la hora de componer a su Peter Warne y eso hizo que las mujeres de su tiempo lo consagrasen como absoluto sex symbol.

      Los rumores sobre su homosexualidad no estoy seguro de cuando surgieron, pero creo recordar que partían de antes ya que según alguno de sus biógrafos mantuvo relaciones sexuales con hombres importantes de la industria para ascender en Hollywood. No se hasta que punto hay algo de verdad en todo esto, yo nunca he dado excesiva importancia a estas cosas, pero lo que está claro es que condicionó la actitud publica de Gable, que no dudaba en profesar virilidad y homofobia en su entorno profesional y social... y si no que se lo pregunten al propio Cukor que por exigencias del "Rey" que no toleraba su condición de gay tuvo que salir por la puerta de detrás de la MGM cuando rodaba "Lo que el viento se llevó".
      http://ciclos-decine.blogspot.com.es/2011/02/george-cukor.html

      Saludos y muchas gracias por dejarnos tus valoraciones y por lo que escribes en las dos primeras líneas.

      Eliminar
  8. Hacía mucho que la había visto (aunque algunas escenas clave las tenía grabadas) y la he vuelto a ver para refrescar el recuerdo. Eso siempre me da un poco de miedo porque algunas películas no lo resisten. Afortunadamente no es el caso, no me ha decepcionado en absoluto. Por destacar algo aparte de la química de los protagonistas me ha parecido que el ambiente del autobús está muy logrado. Y tiene partes divertidas como cuando fingen ser una pareja casada peleándose.
    Respecto a lo que comentas sobre que Colbert no es excesivamente guapa estoy de acuerdo, a mí me recuerda un poco a Betty Boop. Por lo visto volvía locos a los directores porque quería que la filmasen casi exclusivamente el perfil izquierdo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vaya Maribel,:P coincidimos en sacarle el parecido a la Colbert, sino pincha en los enlaces que he dejado en la 2ª respuesta al camarada Ricardo.

      He de reconocer que me he puesto un poco canalla pero no he podido resistirlo :).

      Eliminar
    2. Tienes mucha razón la película resiste estupendamente el paso del tiempo y las sucesivas revisiones; la vigencia temática (guerra de sexos), la excelente factura y su deliciosa comicidad dotan a la cinta de una incuestionable atemporalidad.
      Las secuencias en las Capra aporta su visión social, que podía pasar factura al conjunto de la película por poseer una naturaleza más criticable o perecedera, como las del autobús o el motel-camping están tratadas con gran optimismo y aunque comparten la misma naturaleza que la expuestas en posteriores y anteriores cintas del director (Deeds, Smith, Doe...) no son el eje argumental por lo carecen de ese firme posicionamiento crítico ideológico característico del cine de Frank Capra.

      Además el director tenía mucha mano para ejecutar esas escenas con los protagonistas inmersos en estampas populares, espontáneas y entrañables. Pocos lo han hecho tan bien como él.

      Saludos.

      Eliminar
    3. Hombre, esto último que apuntas me parece de lo más interesante de la película, la capacidad de retratar la vida del americano medio que demuestra Capra con esas escenas del camping o la del desayuno, mismamente.

      Eliminar
  9. Pues no me gusta la cara de la Colbert. El aire de actriz del mudo con esas cejas tan marcadas, y todo ello acompañado de cierta rigidez de movimientos no me convence. Es una pena porque al galán sí que le doy el visto bueno. Tiene una mirada entre divertida y provocadora que hace las delicias de las féminas.
    Con otra partenaire la película hubiera ganado mucho.
    El trabajo de Capra me parece impecable, y no me entretendré en repetir nuevamente lo que supongo volveremos a comentar en todas los films de este director, osea todo aquello de la crónica de una época.
    Sin embargo si deseo destacar la excepcional entrada de David a esta película, con un toque de romanticismo muy acertado y comedido! (uf menos mal!)

    ResponderEliminar
  10. Esos dos enlaces de la Colbert son insuperables, David, sobre todo el nosferatu jajajajaaj

    ResponderEliminar
  11. El personaje de la chica emancipada y todo eso es exactamente lo que Capra quiere mostrarnos. Pero con esta actriz la profundidad del mensaje se quiebra y da más a entender que estamos ante una chica rica y caprichosa que se empeña en hacer su voluntad de niña malcriada.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aquí no estoy de acuerdo, aunque no guste la interpretación de la Colbert, creo que la película deja bien patente que Ellie no es una frívola.
      El personaje lo demuestra continuamente a lo largo de los tres días y las tres noches que dura el viaje; de hecho me parece que en lineas generales es un personaje con menos prejuicios (por tanto intelectualmente más libres) que el de Gable.
      La profundidad del personaje viene subrayada por Capra en el último tramo de la película al contrastar el papel vacuo de niña pija rica (al que se abandona al sentirse engañada por Peter) con el de la Ellie que hemos visto antes a lo largo del metraje.

      Por lo demás completamente de acuerdo, especialmente en lo de esas cejas delineadas, que siempre me dieron mucho repelús aunque estuviesen pintadas en rostros tan perfectos como el de la Garbo.

      Eliminar
    2. Opino igual en relación al físico de ambos personajes, Cris. Encuentro algo inexpresivo el rostro de Colbert y no es un kanon de belleza que a mi me convenza, aunque también es cierto que tiene cara de buena chica y eso da buenas vibraciones.
      En cuanto a la pequeña discusión que os traéis David y tú relacionada con la posible frivolidad del personaje: deciros que tengo que volver sobre ella para saber bien (espero hacerlo en 4 o 5 días); pero la impresión que tengo (de recordarlo) es que sí tiene algo de caprichosa, su educación hizo de ella una pija arrastrada por la costumbre y los prejuicios de su clase (pero se puede ser algo pijo, y en ciertas cosas, por inercia, sin darle demasiada importancia al hecho y hacer de ello algo trascendente, y no ser frívola de un modo más pleno) y suele hacer lo que quiere…todo eso (lo que dice Cris), sin embargo no me parece frívola en cuanto a su moral y demuestra su profundidad como persona según avanza la peli. Creo que una cosa no es incompatible con la otra… así quedo bien y concilio la postura de David con la tuya, Cris :-P
      De cualquier modo en cuanto vuelva a verla a lo mejor añado algo más preciso (e incluso correcto si ando suficientemente despierto :-D).
      Un abrazo.

      Eliminar
  12. Caríssimo, o blog O FALCÃO MALTÊS está aniversariando e entrando de férias. Obrigado pela parceria. Desejo um Natal harmonioso e um Ano Novo cheio de energia.
    Cumprimentos cinéfilos,

    O Falcão Maltês

    ResponderEliminar
  13. Felicidades para ti y los tuyos también Antonio.
    Cumprimentos cinéfilos

    ResponderEliminar
  14. Bueno que casi llego tarde para el inicio de Capra.
    Tus primeras frases lo resumen todo.

    Es posible que para los nuevos espectadores esta comedia les resulte lenta o incluse no conecten con ella. Pero es el comienzo de uno de los mejores géneros que ha dado el cine, la screwball comedy.
    Yo la sigo considerando deliciosa. La relación entre Gable y Colbert es estupenda. Todo un clásico.

    Estupendo post. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Para tardón yo mismo que casi no te contesto, es una de las cosas que tienen las Navidades, la rutina se altera y tienes que atender a otras prioridades.
      Estoy de acuerdo con lo que dices, hay otras screwballs más divertidas que "Sucedió una Noche" (para mi "La Fiera de mi Niña" es la incuestionable reina en esas lides)y otras más deslumbrantes ("Historias de Philadelphia" se lleva ahí la palma), pero "Sucedió una Noche" con su fresca sencillez y su dinamismo capriano es hoy por hoy una de las principales referencias del género.

      Un abrazo.

      Eliminar
  15. Estupenda esta reseña, minuciosa en extremo y que denota conocimiento y pasión por una película que rebentó las taquillas mundiales; la pareja Colbert-Gable levantó en aquellos años muchos suspiros en las plateas, supongo que tanto por lo que mostraban como por lo que sus personajes significaban.

    El mérito de Capra, evidentemente, es conjugar con brillantez y ritmo perfecto una apariencia de comedia ligera con unas ideas avanzadas para su época.

    Aprovecho para desearos Felices fiestas.

    Un abrazo.

    p.d.: creo que en el tintero quedó el devastador efecto económico producido por el torso desnudo de Gable que causó un notabilísimo descenso en la venta de camisetas. el gremio no se resarció hasta que Marlon apareció en Rebelde.... :-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tus felicitaciones y tu comentario amigo Josep. Gable tomó el pasaporte para el estrellato gracias a esta película, a la que llegó con bastante desgana, está claro que su torso atlético y su encantadora sonrisa fueron tan importantes como todos los matices que fueron incorporados a su personaje de galán.
      No tuvo tanta fortuna la Colbert que no pudo permanecer en la categoría superior en las décadas posteriores.

      Un abrazo y Felices Fiestas.

      Eliminar
  16. Una estupenda reseña sobre uno de los Capras que más me gustan. El caso es que pasaba con la intención de desearos una felices fiestas y un propicio 2013, estos días no tengo tiempo para nada, y tengo post atrasados, a ver si me pongo al día.

    EN cualquier caso, reitero lo de Felices Fiestas
    Roy

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Roy, ya volveremos todos a la normalidad y quizás entonces pueda leer tus reflexiones sobre esta película en tu espacio "Ganarse un Acre".
      Por de pronto Felicidades para ti y los tuyos, un fuerte abrazo de los que hacemos Ciclos de Cine.

      Eliminar
  17. Me encanta las screwball comedy. Y Sucedió una noche es una película que siempre me seguirá en el recuerdo porque la primera vez que la vi no sólo me divertí sino que me fascinó e hizo interesarme por el género. Nunca olvidaré el Muro de Jericó... y esa pierna que para un coche... Y un Clark Gable absolutamente sensual y enamorable.

    La otra película que hizo que me enamorara de la screwball comedy fue LA FIERA DE MI NIÑA. Recuerdo todavía una velada con seres queridos alrededor de una televisión llorando de la risa y cantando: Todo te lo puedo dar menos el amor, baby...

    Y así continuo rastreando en el género (me ha encantado leer tu post y acceder a tu mirada sobre la película de Capra... me has despertado deseos de volver a verla)y descubriendo maravillas. Otra de mis favoritas es sin duda, AL SERVICIO DE LAS DAMAS de Gregory La Cava y la Irene Bullock con rostro de Carole Lombard. Y todo un descubrimiento: UNA CHICA AFORTUNADA de Mitchell Leisen.

    Bueno... es que surgen las palabras Screwball comedy y ya no paro de recordar escenas y empezar a reír...

    Por cierto los medios de transporte suelen tener un papel importante en este género: aquí el autobús, los coches, en otra un taxi, en las de más allá un tren...

    Un placer pasearme por tu blog.

    Beso
    Hildy

    PD: No nombro LUNA NUEVA por motivos obvios..., je, je, je... Pero también me chifla. Ahí estoy yo... en cada fotograma.

    ¿Me darías permiso para enlazarte en mi blog en la columna Otros apasionados cinéfilos?

    ResponderEliminar
  18. Hola Hildy por supuesto que quiero que enlaces mi blog en el tuyo, como podrás comprobar yo hice lo propio hace unas semanas cuando descubrí en tuyo (y sin pedir permiso).

    La screwball comedy es un género que me ha proporcionado innumerables horas de diversión y buen cine desde hace la tira de años. Un género inagotable ya que da gusto revisar y descubrir todas esas joyas forjadas en la época más gloriosa del cine americano.
    Yo también las encuentro fascinantes y si tuviera que hacer una pequeña lista con mis favoritas "La fiera de mi niña" sería la primera seguida de cerca por "Historias de Philadelphia" después no sabría poner en orden otras piezas esenciales como "Luna Nueva", "Ninotchka", "La Pícara Puritana" y "Sucedió una Noche".
    Me queda aún por explorar parte de fimografías de maestros del género tan interesantes como Mitchell Leisen y Preston Sturges... qué placer!!!

    Besos (y Felices Fiestas) para ti también Hildy y encantados de tenerte entre los amigos de Ciclos de Cine.

    ResponderEliminar